Filtros solares: diferencias

24.05.2018

Llega el buen tiempo, los días son más largos y luminosos, ya toca sacar las gafas de sol del cajón, pero... ¿tienen nuestras gafas el filtro solar adecuado?


El filtro de la lente determina lo oscuras o claras que son las lentes de nuestras gafas de sol, absorbiendo una cierta cantidad de radiación visible. A más absorción, más oscuras, y mejor protegeran a nuestros ojos de un sol de gran intensidad evitando deslumbramientos, pero atención, no hay que confundir el fitro solar con protección UV. De la protección UV se encarga otro tipo de filtro.

El filtro solar absorbe radiacción para evitar los deslumbramientos

En función de la intensidad solar,  o de las condiciones en las que nos movamos, necesitaremos un grado de filtro u otro. Por ejemplo, no es recomendable subir a la montaña con unas gafas muy claras, ni mantener las gafas al atravesar un túnel mientras conducimos, salvo que sean de Categoría 0 o Fotocromáticas. Estos son los tipos de filtros:


Categoría 0: Lentes con muy poco color. Son aptas para la conducción en cualquier circunstancia.
Categoría 1:  Lentes algo más oscuras que las anteriores. No son aptas para la conducción nocturna.
Categoría 2: Lentes con un tono intermedio. No son aptas para la conducción nocturna.
Categoría 3: Aptas para protegernos en condiciones lumínicas altas (primavera, verano, montaña, playa, zonas al aire libre...). no son aptas para la conducción nocturna.
Categoría 4: Lentes oscuras, para zonas de muy alta luminosidad: esquí, alta montaña, deportes acuáticos... No aptas para la conducción en ninguna circunstancia.