Visión y alimentación

08.01.2020

Visión y alimentación - Manzana
Visión y alimentación - Manzana

El sentido de la visión es uno de los más importantes que tenemos, hasta el punto que en torno al 80% de la información que recibimos de nuestro entorno es a través de nuestros ojos. Por ello debemos mantener nuestro sistema visual saludable el mayor tiempo posible y procurar retrasar el envejecimiento de los diferentes tejidos propio del paso de los años.

Una forma de preservar nuestro sistema visual es a través de la alimentación, que influye en nuestra visión de 2 formas posibles:

Directa, aportando los nutrientes necesarios para mantener el correcto funcionamiento de las estructuras que componen el ojo

Indirecta, ya que el ojo es una estructura altamente vascularizada es importante un correcto equilibrio cardiovascular. Patologías como la hipertensión (HTA), hipercolesterolemia o diabetes pueden llegar a provocar importantes daños y patologías oculares.

Algunos de los nutrientes que ingerimos a través de la dieta son las vitaminas, aportando beneficios como:

  1. Previenen trastornos visuales (vit. A)
  2. Mejoran la visión nocturna (vit. A)
  3. Mejoran la fotofobia o sensibilidad a la luz (vit. B2, B12)
  4. Están indicadas en episodios de ojo rojo (vit. B12)
  5. Están indicadas en procesos de úlceras corneales (vit. B12)
  6. Mejoran los síntomas del ojo seco (vit. B2)
  7. Ayudan a la fabricación del colágeno, presente, entre otros, en el humor vítreo (vit. C)
  8. Protegen de procesos oxidativos en cristalino y retina que pueden llevar a la aparición de cataratas o degeneración macular asociada a la edad (DMAE) (vit. C, E)
  9. Protegen a los ojos frente a radiaciones UV (vit. C)

Los oligoelementos son micronutrientes, minerales que el cuerpo requiere en cantidades muy pequeñas pero son esenciales para la salud y correcto funcionamiento de procesos vitales. Algunos de estos micronutrientes son el selenio, zinc, cobre y manganeso, y entre sus propiedades encontramos:

  1. Son antioxidantes
  2. Son antidegenerativos
  3. Intervienen en el sistema nervioso
  4. Intervienen en el sistema inmunológico

Los ácidos grasos esenciales como el omega-3 y omega-6 debemos ingerirlos en la dieta porque nuestro organismo es incapaz de sintetizarlos:

  1. Previenen la DMAE
  2. Previenen la aparición del glaucoma
  3. Mejoran los síntomas del ojo seco
  4. Tienen efectos antiinflamatorios
  5. Ayudan a la formación de vitamina A

Todos estos nutrientes los encontramos en frutas y verduras de colores vivos (fresas, frutos del bosque, nísperos, melocotones, brócoli, espinacas, pimientos, tomates, zanahorias, etc.), frutos secos (nueces, avellanas, almendras, castañas), lácteos, huevos, carnes magras, hígado de cordero y vacuno, pescados (salmón, atún caballa, sardinas, arenque, anchoas), mariscos (gambas, langostinos, cangrejos, moluscos), etc.

Por todo esto comprendemos la importancia de una alimentación sana y equilibrada, siendo uno de los mejores aliados "nuestra" dieta mediterránea.